Una mañana por el Hermitage

Había olvidado el placer que me produce detenerme en el tiempo, viajar a través de una imagen e inventar una historia tras las pinceladas. Cada una de las obras traídas por El Museo del Prado desde el famoso Hermitage me han permitido volverlo a vivir. Una mañana con sabor a lluvia pero que dejaba entrever el fabuloso sol que nos acompañaría.

Contaros los detalles y sensaciones de cada una de las salas sería injusto por mi parte, cada una de esas obras tiene que trasmitiros su propia energía. Lo que sí puedo recomendaros es: 1. Haced lo posible por ir con alguien que además de compartir el interés por el arte sea único en vuestras vidas ñ_ñ 2. Intentad reservar las entradas con anterioridad para una hora en que no haya mucha afluencia (yo os recomiendo o a primera hora de la mañana o a la hora de la comida) 3. Cuando lleguéis a uno de vuestros artistas favoritos no os apresuréis tomad distancia y dejad que vuestros ojos se inunden por la belleza que desprenden.

Por mi parte os dejo mis favoritos, pero os puedo decir que con diferencia la Composición VI de Kankinsky se quedó con mi alma y razón ñ_ñ

Tañedor de Laud de Caravaggio

Retrato de un estudioso de Rembrandt

Estanque en Montgeron de Monet

Juego de bolas de Matisse

Composición VI de Kandinsky

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: